Aplicación botulínica

La toxina botulínica es una neurotoxina elaborada por una bacteria llamada Clostridium Botulinum. Esta toxina provoca el bloqueo temporal de la liberación de acetilcolina en las terminaciones nerviosas, molécula responsable de la contracción del músculo, por lo que éste se relaja. Así pues, la toxina botulínica tiene distintas aplicaciones terapéuticas.

El resultado de la aplicación de toxina botulínica en el caso de la inyección en arrugas de expresión es que éstas se atenúan

Dando lugar a un aspecto más juvenil y descansado. Con la técnica adecuada podremos aprovechar este efecto para producir una ligera subida del arco de la ceja y ampliar la mirada en los pacientes adecuados.

Haz una cita y mejoremos tus líneas de expresión.